Hola amigos de Comunidad Biker MTB soy el comunitario Paquito206 y hoy me he propuesto romper un mito. Más bien llevo años rompiéndolo en la práctica, pero hoy me decido a plasmarlo con palabras: 26 pulgadas y frenos de zapata V-Brake.

Desde hace ya un tiempo estamos viviendo en el mundo del MTB grandes cambios relacionados con la innovación mecánica. La introducción de elementos Paquito206 en la Sabina Albar Bikemecánicos más modernos y la incorporación de nuevas tallas de bici han dejado en el olvido, incluso repudiado en muchos casos, a las según los “expertos” bicicletas de 26 pulgadas y más aún si estas  siguen montando los frenos “V-Brake” de zapata de toda la vida.

Es cierto que la tecnología y los avances son buenos y también es cierto que unos buenos componentes marcan una diferencia respecto a unos no tan buenos. Pero si hace unos años una bici de 26″ y “V Brake” era lo más en innovación ¿acaso no tenemos derecho a seguir disfrutando de estas tecnologías los nostálgicos? o como se dice ahora, amantes del vintage. Si me va bien ¿por qué he de cambiarlo?

Como sabéis, aún sigo montando en mi “Megamo de 1960” como dice el comunitario Alonso. Una bici sencilla y antigua pero que funciona a las mil maravillas, sin pesar demasiado y a la que estoy ya acostumbrado. Pues desde que irrumpieron en la sociedad las nuevas modas, digo bicis, a los que vamos aún con nuestras “bicis antiguas” se nos mira por encima del hombro. No suele pasar mucho en rutas de paseo o salidas de amigos pero sí ocurre con frecuencia cuando uno va a marchas MTB, ya sean competitivas o no. Pasas al lado de un ciclista con un “pepinaco” de 29″ que cuesta un montón de euros  y notas como te hace una radiografía de arriba a abajo, como diciendo “dónde irá el pobre infeliz este”. Algunos los ves a lo lejos comentando con compañeros y señalándote con el dedo jejeje. Lo peor de esto no es que lo haga un “pro”, pues esta gente ya tiene un nivel e incluso se puede llegar a entender, van al límite y en el límite cualquier pequeña mejora marca la diferencia, lo peor es que te lo hace un “globero” con aspiraciones de “pro”.

A día de hoy, porque el futuro es incierto, sigo con mi bicicleta de 26 pulgadas y frenos de zapata V-Brake y seguiré más tiempo. No veo ni tengo esa necesidadDescendiendo escaleras en marcha de Letur imperiosa que otros tienen de cambiar por cambiar, lo respeto pues cada uno es libre de hacer lo que le plazca, repito para que quede claro: lo respeto. Pero hablando de respeto, una cosa que me fastidia es ver y oír a gente no conocida y a gente conocida decir “¿dónde vas con esa bici?”, faltando al respeto a todos aquellos ciclistas que deciden, por el motivo que sea, no dejarse influir por las modas y tendencias.

Y digo yo: hago los mismos kilómetros que el comunitario Alonso con su bicicleta de 29 pulgadas, carbono y frenos de disco, paso por los mismos sitios, bajo y subo por las mismas sendas. Hago unos 10.000km de MTB anuales, al igual que él, y sigo tan feliz. Lo importante no es la montura si no el jinete. Y a los hechos me remito viendo los resultados que tengo en las diferentes marchas que he realizado este año, ya sé que ni gano ni tengo aspiraciones al podium jajaja, pero teniendo en cuenta que salgo siempre cerrando la carrera he podido comprobar que son muchas las bicis de 29 que se quedan por detrás y ciclistas que se sorprenden al verme pasar tan “pancho” con mi Megamo de 1960 jajaja.

Ahora vuelvo al aspecto púramente técnico: posiblemente con los frenos de zapata tenga que apretar un poco más las manos para frenar que con los de disco, pero para eso, a día de hoy, aún poseo unas manos curtidas a base de dar tijeretazos durante la poda en el trabajo jajaja. Cada freno tiene sus ventajas e inconvenientes, no voy a entrar en eso. Las de carretera llevan frenos de zapata desde siempre y siguen llevándolo. Sigo pensando que es una de esas innovaciones que se implementa para vender, un cambio más para vender más. En cuanto a las pulgadas de la bicicleta, he aquí a mi compañero Alonso con 29″ opinando sobre el tema, no hacen falta más palabras:

No soy ni somos profesonales, no vamos al límite ni competimos al límite ni lo prentendemos, aunque no descarto tomarme el tema de las carreras un poco más a pecho en un futuro próximo, eso sí, consciente de que no voy a ganar nunca jajaja. Solo pido respeto hacia los que decidimos no dejarnos arrastrar por las modas y aguantamos nuestras bicicletas mientras no se rompan. El comunitario Alonso no está contento con su 29″ para el tipo de ciclismo que nosotros practicamos, aún así tampoco la cambia por una de 27,5″ precisamente por eso, por que no le gusta cambiar por cambiar.

En un futuro acabaré cambiando mi Megamo, muy a mi pesar, pues hay cosas que se rompen que cuesta arreglarlas. Me iré sin duda a 27,5″ y aluminio y la nueva llevará frenos de disco. Me tendré que adaptar al cambio, no me quedará otra, pero siempre añoraré mi Megamo 26″ VBrake y sobre todo siempre respetaré al ciclista independientemente de su bicicleta.

Y me despido con unas imágenes, porque una imagen vale más que mil palabras, el review de mi Megamo:

De vuestro comunitario Paquito206.