Hola queridos comunitarios, os habla el comunitario presidente Alonso, hoy haré una mezcla entre la crónica de la ruta, las impresiones sobre mi primera ruta de 100 kilómetros en ciclismo de carretera y también os contaré la diferencia entre ir a rueda e ir a Rueda (la erre con mayúscula). Os explicaré qué es ir a rueda para el que no lo sepa y os contaré algo que descubrí en esta ruta: hay ruedas y Ruedas.

Iniciamos una ruta de ciclismo de carretera en la tarde del martes 11 de abril. He de decir que por la mañana hice una ruta de unos 40km también en ciclismo de carretera. Hoy salidríamos a rodar los comunitarios Alonsojpd, Paquito206 y Antonio Manuel, que se uniría en Murcia. Nuestra idea era ir a Torremendo, al embalse de la Pedrera.

Salimos a buen ritmo desde la sede de la Comunidad en Molina de Segura, hacia el puente de Manterola en Murcia, allí recogimos al comunitario Antonio Manuel que nos hizo de guía en el resto del trayecto, conocedor de la zona. Rodamos a un ritmo normal y hasta aquí todo bien.

Al pasar la zona de Alquerías y Los Ramos, por el kilómetro 30 de la ruta, empecé a notar las piernas un poco cargadas. Aquí fue donde intenté ponerme a rueda y aprovechar el rebufo de los comunitarios. Y ahora aprovecho para poner este vídeo donde explicamos qué es ir a rueda y para qué sirve en el ciclismo:

Y en este otro también lo contamos:

Básicamente “ir a rueda” consiste en colocarse detrás de un ciclista, bastante cerca, a un palmo o así de su rueda trasera. El de delante “cortará” el viento y deja detrás un “vacío” que hace que rodemos más rápidos y haciendo menos fuerza. Dado que se disminuye el rozamiento con el viento, se aprovecha el rebufo y se rueda muy cómodo, solo hay que mantenerse cerca del de delante y saber buscar la posición donde menos viento dé.

Una vez explicado el “ir a rueda”, os cuento que experimenté una curiosa diferencia esta tarde, que antes no había notado. El caso es que fui unos minutos detrás del comunitario @paquito206, iba relativamente cómodo y notaba el rebufo, esa ausencia de viento, gracias a que él me lo iba cortando. Aún así el viento me daba por alguna zona, se escapaba de entre el minicuerpo huesudo del comunitario. De repente Paquito206 pasó a Antonio Manuel y quedé tras su Rueda ¡Bufff qué diferencia! Pasé de ir relativamente cómodo a ir como si estuviese acostado en el sofá de mi casa ¡Qué gustito!

El comunitario Antonio Manuel hace como dos Paquitos, su espalda es casi el doble de la de Paquito, así que ir detrás de él es coger una Rueda en condiciones, la mejor rueda del mundo, el rebufo es auténtico, un parapeto que me amparaba del viento, incluso podía ir a más de medio metro de su rueda y seguir notando el rebufo. Estuve un rato pensando en la diferencia entre la rueda de Paquito y la Rueda de Antonio Manuel ¡No hay color!

Volviendo a la ruta, seguimos haciendo kilómetros, por momentos se me pasaba la picadura del pollo y por momentos volvía. He de decir que era leve, en forma de molestia en gemelo y vasto, sobre todo cuando hacía mucha fuerza en subidas. Así que me acoplaba a una rueda y otra, cual parásito buscando su huésped, no me quedaba otra.

Los comunitarios Paquito y Antonio Manuel van muy fuertes y sabía que me tocaría sufrir, así que en cuanto me descolgaba un poco, cuando ellos tiraban y no era capaz ni de mantenerme a su rueda, sufría en solitario. Parecía que el viento siempre iba en contra o casi siempre, cuando no vas “fino” todo se amontona.

Ellos que me veían descolgarme iban aflojando el ritmo para que me incorporara. La verdad es que no tengo costumbre de ir a rueda, en el ciclismo de montaña apenas se usa esta modalidad, en realidad no se usa, ir a rueda en montaña es muy peligroso, cada ciclista debe buscar la trazada que más se ajuste a sus peculiaridades. Así que no consigo coger la rueda de otro comunitario por mucho tiempo, solo unos minutos. Me da incluso cierto miedo, cuando vas a rueda no ves lo que hay delante, no ves nada salvo el comunitario que llevas en frente. Y las carreteras pueden tener obstáculos o baches o a veces hay que frenar por algún motivo, así que no voy nada cómodo a rueda. Incluso en la Rueda del comunitario Antonio Manuel voy con cierto recelo, esto hace que, psicológicamente, vaya alejándome un poco y acabe perdiendo la rueda.

Llegamos al embalse de La Pedrera y prácticamente sin parar continuamos hacia Torremendo para darle la vuelta por carretera. Me costó un poco llegar por lo relatado anteriormente, la pendiente es suave pero vamos subiendo tras pasar Los Ramos en el kilómetro 30 de la ruta hasta llegar a La Pedrera en el kilómetro 39.

Las subidas no acababan aquí, tras La Pedrera continuamos subiendo, siempre de forma suave pero acumulando metros a mis cansadas piernas. La ruta de la mañana me estaba pasando factura, también la de la tarde anterior con Kronxito. Seguía en las mismas, me mantenía cerca de los comunitarios unos metros y luego veía como se alejaban casi sin darme cuenta, cuando levantaba la cabeza estaba a varios centenares de metros, inalcanzables. Luego llegaba una bajada y me esperaban pacientemente.

Y así fui, haciendo lo que llaman el muelle, llegaba a sus ruedas, las cogía de buen grado (sobre todo la de Antonio Manuel) pero duraba poco. Llegamos a la zona de Rebate y al cruce de la carretera de San Miguel de Salinas, giramos a la izquierda dirección Bigastro. Afortunadamente el terreno era favorable y tendía a descender, lo que hacía que pudiera ir más cómodo e incluso mantener la Rueda del comunitario Antonio Manuel.

Pasando Bigastro y llegando a Orihuela empecé a encontrarme bien, con unos 80km en las piernas más los 40 de la mañana, la verdad es que la zona de llano desde el cruce a Orihuela me vino muy bien para recuperar. Paramos en Orihuela y nos tomamos un refrigerio y unas barritas.

Continuamos de regreso por carreteras secundarias pasando por los pueblos de Raiguero de Bonanza, El Raal, Santa Cruz, Llano de Brujas y Puente Tocinos. La verdad es que seguía perdiendo las rueda y la Rueda, menos mal que los semáforos me ayudaban, cuando me alejaba un poco algún semáforo los paraba y acababa llegando a su vera.

Volvimos de noche por Murcia y por la Vía Verde de Espinardo a Molina de Segura. Acumulé en esta ruta 108 km, más los 40 de la mañana, con unos 1.000 metros de desnivel acumulado, en unas 5 horas de ruta. En general las sensaciones fueron buenas, hacer muchos kilómetros con bicicleta de carretera es más fácil que con montaña, lo que pasa es que hacer dos rutas en el mismo día hizo que casi me picara el pollo, me fue sobrevolando durante parte de la ruta pero no llegó a picarme demasiado.

Y volviendo a las ruedas y las Ruedas, agradezco a los comunitarios Paquito y Antonio Manuel que me dejaran ir a su rueda sin hacer ni un relevo en toda la ruta. Hace unos días que hice la ruta y aún recuerdo la sensación de confort de ir tras la rueda del comunitario Antonio Manuel.

De vuestro comunitario Presidente Alonso.