Queridos comunitarios, hace un par de años que empecé a participar en marchas BTT. Habré realizado unas 25 por Murcia, Albacete y Alicante. Desde la primera a la última he ido viendo envoltorios de geles y barritas tirados por el monte, también alguna cámara, bidones de agua, bombas de aire y otras cosas. Me da coraje verlos en el suelo y llevo un tiempo pensando cómo hacer algo, desde la Comunidad, para intentar concienciar a los que los tiran para que no lo hagan.

Recientemente llegó el momento y fue por pura rabia. En la última marcha BTT que realizamos los organizadores, muy acertadamente, colocaron varios carteles específicos para los participantes que decían: “Zona forestal, no tirad basura”. Eran carteles en fondo rojo y lo suficientemente grandes para que todos los participantes los viesen. Además, en esta marcha se sorteaban regalos a quienes echaran los envoltorios en una papelera al finalizar la marcha (buena iniciativa). Pues bien, unos 50 metros después del primer cartel veo un envoltorio de barrita tirado en el suelo, en pleno monte, con el chocolate derretido, indicativo obvio de que fue una barrita consumida por un “ciclista de montaña” que participaba en la marcha BTT. Me cabreé bastante, miré para atrás por si venía alguien para no molestar, vi que no, paré en la orilla, regresé unos metros hasta el lugar del envoltorio y lo recogí. Ese fue el detonante para iniciar esta marcha en modo “recogida de basura” o si lo preferís “barrendero BTT“. Se lo comenté a la comunitaria Patricia que, por supuesto, estuvo encantada de ir recogiendo los envoltorios que fuésemos viendo.

A partir de aquí paramos, siempre con precaución, tras ver un envoltorio para recogerlo. A veces teníamos que dar la vuelta porque íbamos rápidos y lo veíamos en el último momento. Había que llevar cuidado porque si llevamos a algún compañero detrás no se puede parar “de golpe”. En otras ocasiones no pudimos recogerlos porque estaban en una bajada o en algún sitio donde parar era peligroso. Al principio los liábamos en un pachuelo de papel para no manchar el maillot, pero cuando llevábamos varios era imposible y no daba tiempo a ir liándolos, así que acabamos echándolos en el bolsillo del maillot directamente.

Fuimos recogiendo envoltorios de geles y barritas de todo tipo y marcas. Con cada uno que recogíamos el cabreo aumentaba y cuando nos dejábamos alguno detrás nos invadía una sensación de frustración. Grabamos alguno de los que recogíamos con la idea de hacer luego un vídeo para intentar que, a los que los tiran, les dé un poco de vergüenza y se conciencien para que no lo vuelvan a hacer.

Huelga decir que acabamos con las manos pringosas y pegajosas, al igual que el bolsillo del maillot chorreando de basura química de los geles, mezclada con chocolate calentito. También quiero añadir que el maillot, tras pasar por la lavadora, ha quedado perfectamente limpio. Esto lo remarco para aquellos que puedan pensar “si me echo el envoltorio en el maillot lo mancho”. Si lo manchas lo lavas luego y fin de la historia ¿o es mejor tirarlo al suelo y que quede ahí de por vida? Si todos los que pasamos por el monte tiráramos todo al suelo ¿serían montes o vertederos? Tendríamos que cambiar el nombre a las sierras: “Vertedero de la Pila”, “Vertedero Espuña”, “Vertedero del Carche”, … :negative:

Entiendo que algo se puede caer y no darnos cuenta, eso es obvio, pero una cámara usada en una orilla no es algo que se haya caído sin percatarnos. Menos aún envoltorios de un geles y barritas. En muchos casos vimos primero la parte de arriba del envase y luego, unos metros después, lo de abajo ¡Muy triste y lamentable!

Amigos ciclistas, senderistas y usuarios de los montes, no cuesta absolutamente nada echar los envoltorios y demás “basura” a una bolsa o a un bolsillo, justo en el mismo sitio donde los trajimos. No voy a poner aquí frases célebres ni brillantes, es sencillo: si te lo has traído al monte y pesaba antes de comértelo, ahora vacío será más fácil de llevar ¿arrojas basura en el suelo de tu casa? Pues el monte es la casa de todos.

Está claro, y por si no lo está lo digo, que no todos los ciclistas, afortunadamente, tiramos basura al monte. Son unos “pocos” a los que no les pondré un calificativo, eso os lo dejo a vosotros. También hay que aclarar que no solo estos “ciclistas de montaña” ensucian el monte, por desgracia también hay senderistas y familias que van al monte a pasar el día y lo dejan echo un basurero. Pero hoy me centro en los ciclistas que son los que participan en estas marchas BTT.

Sé que muchos os coméis las barritas o geles y os echáis los envoltorios al bolsillo del maillot, para luego tirarlos a su contenedor apropiado. Estas palabras no van hacia vosotros, las dirijo a  todos aquellos que os tomáis las barritas o geles y tiráis el envoltorio al suelo, también a los que reparáis un pinchazo y arrojáis la cámara pinchada al monte. A veces las he visto semiescondidas, eso aún tiene más “delito”, dedicar tiempo a esconderlas en lugar de doblarlas y echarlas a un bolsillo, en la matrioska donde iba la de repuesto, en la mochila o colgada al cuello… :unsure:

Nunca entenderé que un “ciclista de montaña” pueda tirar basura a la montaña de la que es ciclista. Y no sólo he visto arrojar basuras a ciclistas en marchas, los he visto en rutas normales. Al final no se trata de si es una marcha o una ruta normal, de si es un ciclista o un senderista, se trata de la persona y su educación.

Lo veo todos los días cuando bajo de mi casa al trabajo andando, envoltorios, chicles, colillas y basura por el suelo de la ciudad. A fin de cuentas es lo mismo, son las mismas personas, solo cambia el lugar que ensucian que es el lugar donde estén. Ese es el ejemplo y la educación que estamos dando a las generaciones venideras, que seguirán nuestros pasos hasta conseguir que el Planeta Tierra pase a llamarse Planeta Vertedero.

Nosotros, en la Comunidad, cada vez que podamos, seguiremos recogiendo basura por el monte en las marchas BTT, grabando cada envoltorio que cojamos, aunque sean 1.000, a ver si con suerte los marranos mal educados (buff acabé calificando) ven su envoltorio en el vídeo y les da un poco de vergüenza, tal vez para la próxima se lo piensen. Os animo a que si veis a algún individuo “ciclista marrano” tirar algo al suelo le digáis “Perdona, se te ha caído esto”.

Si nos veis parados en el lado del camino, probablemente estemos de “barrenderos BTT” o puede que hayamos pinchado. Si te quieres unir al grupo “Barrenderos BTT” solo tienes que recoger los geles que veas, grabar el momento si te es posible y luego nos buscas al finalizar la marcha y los juntamos todos.

Entenderé perfectamente el día en que las autoridades medioambientales prohiban el acceso al monte a todo ser humano. Es una pena pero los “barrenderos BTT” no siempre estarán detrás para recoger la mierda de otros, ni es la solución, la solución es la eduación y la concienciación. Es una frase muy manida “Educación y concienciación”, pero que por lo que veo hay que seguir erre que erre hasta taladrar las mentes más obtusas.

De vuestro comunitario Presidente Alonso.