Es lo más, no hay nada como el molinillo, es cuando la cosa se pone fea, la cuesta “cuesta”, cuando tú vas, que no vas y te dicen “mételo todo, mete el molinillo”. Y a ti te dan ganas de decir “Que te crees que llevo puesto en los últimos 500 metros ¿la picadora?”.