Hola amigos comunitarios, por fin llega el fin de semana y la Comunidad, como no podía ser de otra forma, tampoco cierra por festivo, no hay descanso, no nos cansamos. Cuando hacemos las cosas con corazón e ilusión no cansan, como diría el comunitario @paquito206 “no hay dolor”. Sábado día 11 de marzo de 2017 y ¡Menudo día! Nos levantamos a eso de las 8:06 para salir de ruta MTB a las 09:11 y la temperatura prometía, pero prometía calor y no defraudó ¡Ya lo creo!

Arrancamos desde la sede de la Comunidad en Molina de Segura (Murcia, España) a las 09:11, previo saludo de todos los comunitarios asistentes y que nos acompañaron en esta magnífica ruta de semiexploración: Alonsojpd, Paquito206, Jua Francisco, Luis, Clemente, Matías, Iván, Alfonso, Juan y los nuevos comunitarios Jose y Pedro. La comunitaria Patricia que hoy, por cuestiones laborales, no nos acompañaría en la ruta de MTB y haría una de running salió a saludarnos también.

Por supuesto íbamos todos de corto, a la sombra hacía un poco de fresco pero estaba claro que conforme avanzara la mañana las temperaturas subirían y mucho. El comunitario Alfonso salió de largo arriba y se arrepentiría a lo largo del transcurso de la ruta. El comunitaro Matías se incorporaría posteriormente pero tuvo tiempo de sobra para disfrutar de los paisajes nunca antes vistos por nuestros ojos, ni recorridos por las ruedas de nuestras bicicletas.

Rodamos tranquilamente para ir cogiendo temperatura y calentando los músculos. Fuimos desde Molina de Segura, por carretera, hacia la Alcayna, pasando por Los Conejos y la Quinta y adentrándonos en el Sendero de los Olivos. Por allí el comunitario Juan Francisco tuvo un pequeño susto al despistarse y casi dar con una piedra, gracias a su habilidad pudo esquivarla en el último momento. Nos metimos en la Rambla de las Monjas con Matías ya incorporado al pelotón y subimos al Coto Cuadros por Senda Rápida o el Sendero de la Fuente.

Al entrar al Coto Cuadros vimos una carrera de OBM o de orientación a pie, había alguna que otra baliza y una línea de meta por la zona. Nosotros no participábamos así que continuamos la ruta para bajar a lo más profundo del Coto de los Cuadros por el camino paralelo a Senda Estrecha o Calvario Chico. Y llegó la primera cruda realidad de la mañana, madrugadora y tempranera, en forma de pinchazo de la rueda de atrás de la bicicleta del nuevo comunitario Jose, que se estrenó en la Comunidad a lo grande, como no podía ser de otra forma.

El mecánico en ruta @paquito206 arregló el pinchazo en cuestión de segundos, gracias a la habilidad adquirida a lo largo de los años, con cientos de pinchazos arreglados a su espalda. Continuamos bajando por camino y giramos dirección la Zona Cero, descendiendo por la Senda de los Saltos, donde antaño el comunitario @kronxito tuviera su fatídica caída, que algún día contará.

Entramos en la parte final de la Rambla Madre, hasta llegar a la carretera que la cruza y coger las sendas que nos llevaron a la presa del Embalse de Santomera. Desde allí nos dirigimos a subir a las antenas del embalse. Una subida de unos tres kilómetros que nos hizo echar la gota gorda. Una vez arriba almorzamos un poco y nos echamos unas fotos con la caña selfie.

Empezamos a bajar y giramos a la derecha para coger un camino nuevo para la Comunidad, con el comunitario Paquito206 de guía, que nos llevó por una zona desconocida totalmente. Primero rodamos por camino, con bajada y algún pequeño repecho, hasta salir hacia una senda muy bonita, entre piedras y matorral típico de esta zona. Con unas vistas diferentes a las habituales del Coto Cuadros y alrededores. Nos estábamos dirigiendo hacia la cola del Embalse de Santomera, en su parte final.

Seguimos rodando por estos senderos y cruzamos uno de los riachuelos que alimenta el Embalse de Santomera. Desde allí pasamos a camino y luego fuimos rodando hasta tener que cruzar por un riachuelo más ancho que el anterior. Paramos obligatoriamente para echarnos las bicicletas al hombro y cruzarlo, saltando de piedra en piedra.

Al pasar a la otra orilla nos fuimos adentrando en la mejor zona de la ruta MTB de la mañana, siguiendo el curso de este río por su parte derecha, en dirección al Embalse de Santomera. Con cañas y vegetación propia de estos humedales murcianos. Rodamos por encima de las piedras y casi siempre por zonas ciclables. Todos asombrados por estos paisajes que tenemos tan cerca y nunca habíamos visitado.

De vez en cuando nos adentrábamos hasta el embalse por alguno de sus miradores, admirábamos el humedal y veíamos algún ave acuática salir volando, nos echábamos fotos y sin demorarnos mucho en busca del siguiente mirador. Rodábamos siempre procurando darle la vuelta completa al embalse.

Llegamos a la famosa palmera que tiene una planta de higo chumbo en su tronco y también llegamos hasta la orilla del embalse por el mirador. Por supuesto no podía faltar la foto de grupo en este emblemático lugar, reunimos a todos los comunitarios y otra foto más para el album y el recuerdo.

Por aquí el comunitario Juan decidió irse pues tenía algo de prisa, el resto continuamos rodando con nuestras bicicletas de montaña y disfrutando de este magnífico entorno. En la sombra de unos pinos paramos a pesar algunas bicicletas, para el vídeo que pronto publicaremos con el peso de cada bici de cada comunitario, no de todos lógicamente, de unos cuantos.

Ahora tocaba subir un poco, estábamos algo cansados y acalorados pero había que seguir dando la vuelta al embalse. Nos encontramos con unos repechos bastante inclinados, cortos, de unos 500 metros , pero muy exigentes. Algunos con zonas técnicas. Por esta parte de la ruta tuvimos otra cruda realidad, con pinchazo de la rueda traserea de la bicicelta del comunitario Alfonso. Le ayudamos a reparar la avería, mientras nos caía un sol de justicia y acabamos de subir para seguir rodando por la orilla del embalse.

Empezamos a tener problemas de falta de agua, casi de deshidratación. Nos pilló el calor por sorpresa y muchos comunitarios sólo llevábamos un bidón de agua, algunos dos pero con el agua caliente. Así que empezamos a buscar una fuente de agua desesperadamente. Vimos un cartel que decía “Casa del agua” y dijimos “En la casa del agua tiene que haber agua”.

Entramos por una puerta que había abierta y dimos un buen susto al encargado de la zona, que nos llamó la atención por entrar en el recinto. Pero hablando se entiende la gente, le dijimos que estábamos sin agua y el hombre amablemente se ofreció a llenarnos los bidones. Desde aquí le damos las gracias.

Menos mal que pudimos conseguir agua, de lo contrario a más de un comunitario le hubiera picado bien el pollo a la vuelta. Nos echamos por la senda que va hacia la rambla del Agua, la cruzamos y pasamos por el camino del Nacimiento. Allí paramos a echarnos la tradicional foto con la piedra y seguimos subiendo un poco hasta llegar al camino de las Perdices y los Conejos.

Llegamos a la Alcayna y volvimos a Molina de Segura por el carril bici. Acabamos esta maravillosa ruta de semiexploración con unos 48 km, con unos 750 metros de desnivel acumulado subiendo. Una magnífica mañana con los nuevos comunitarios Jose y Pedro que se portaron de maravilla. El comunitario Jose sufrió alguna caída pero sin mayores consecuencias.

Hemos de agradecer la labor de guía del comunitario Paquito206. A los que hemos hecho de guía y hemos realizado rutas de exploración sabemos lo que cuesta pasar por sitios nuevos, un mínimo fallo y acabamos perdidos en medio del monte. La gente se pone nerviosa y hay que sobrellevar sus miedos y, a veces, cabreos. Y no solo eso, para poder hacer una ruta con cierta seguridad hay unas labores previas de investigación por Google Maps, de análisis de la zona e incluso de inspección previa. Este trabajo no suele verse y quien nos acompaña, a veces, ni lo valora, ni lo agradece. Así que desde aquí, yo que sé lo que cuesta, le doy las gracias al comunitario Paquito206. Nos buscó una ruta estupenda, nueva para la Comunidad.

De vuestro comunitario presidente Alonso.

  • Fotos de la ruta MTB de semiexplotación: